LA IGLESIA: evolución del Franquismo a la Transición

A lo largo de la historia española, la Iglesia siempre ha tenido un destacado papel como institución. Tras el estallido de la Guerra Civil española, la Iglesia se vio en una dura situación, puesto que se sentía aterrorizada tras vivir las matanzas en la lucha entre las dos españas. Así pues, decidió centrar su apoyo en el General Francisco Franco, el cual fue considerado como la salvación de España de los comunistas ateos. Según los altos cargos católicos, Franco había sido el elegido por la Divina Providencia para salvar al país de dicha amenaza comunista.

Se referían a Franco como el “Caudillo de España por la gracia de Dios”, apoyándolo de manera legítima ante las masas, ayudando así a potenciar el nacionalcatolicismo que este promovía. La Iglesia Católica fue obteniendo cantidad de privilegios, haciéndose con “el poder” e implantándose como religión oficial en el país. Entre las prohibiciones que se promovieron fueron el aborto, el matrimonio civil y el divorcio.

Así pues, en la posguerra, la Iglesia adquirió un poder abrumador, consiguiendo mostrarse como una institución con gran fuerza a la hora de mostrar tanto el papel de rector como el tutorial tratando así de “educar” y “manejar” a los ciudadanos como se pretendía una vez implantado el franquismo.

La participación de los ciudadanos en actos religiosos como bodas, misas o procesiones, se convirtieron en obligaciones; mientras, por otra parte, se ilegalizaban libros de texto en las escuelas y las órdenes propias de la religión recibían cantidad de ayudas y beneficios a la hora de crear centros de enseñanza propios.

La Iglesia se convirtió así, tras su simbiosis religioso-política, en uno de los mayores poderes en el país, adquiriendo casi todo el control tanto en la censura como en la educación; además, contaban con representación en todos los organismos oficiales. Otro aspecto destacable, es la importante presencia del Opus Dei, destacando así a los ministros de Franco (años 60).

Los cardenales pedían cosas totalmente dentro del régimen, sobre todo el desarrollo del Fuero de los Españoles que, decían, «excluye lo errores del liberalismo». Pero la resistencia debió ser fuerte. López-Rodó sostiene que, algunos días más tarde, Franco le diría a Quiroga Palacios que si la Iglesia quisiera que él se fuese, él se iría.”i

En 1953, bajo el Concordato, se regularon las relaciones directas entre la Santa Sede y el Gobierno español. Había un porcentaje de religiosos que se declararon antifascistas, realizándose así diferentes movimientos entre los cuales destacaban los surgidos en zonas como el País Vasco o Cataluña («Volem bisbes catalans», es decir «queremos obispos catalanes» gritaban centenares de sacerdotes en 1966). Esta sublevación de diferentes religiosos y las voces críticas que se oponían a diferentes acciones, desembocaron en ejecuciones de los protagonistas, los cuales no figuran en las listas de los mártires de la guerra. Esto terminó provocando que Juan XXIII hiciera un llamamiento a través del cual promovía la apertura de la Iglesia hacia un diálogo mediante el cual tratar de conocer las nuevas corrientes de pensamiento a través del Concilio Vaticano II (1962-1965) el cual convocó el nombrado en líneas anteriores.

Ante dicha situación, el Papa VI, mostró su oposición hacia la alianza que estaba surgiendo con el franquismo, consiguiendo así nombrar nuevos obispos con carácter crítico, destacando entre ellos el cardenal Vicente Enrique Tarancón. Más tarde, en 1973, los obispos solicitaron que se realizara una revisión del Concordato, tratando temas como el del respeto a la pluralidad ideológica y política.

A lo largo de los años, fueron surgiendo diferentes hechos de carácter reivindicativo y sorprendentes, con la Iglesia (o más bien cierta parte de los religiosos) como protagonista, los cuales indicaban un más que probable divorcio entre dicha institución y el Estado. Así pues, podría nombrar algún hecho característico como es el sucedido en 1969 en  Asturias, donde, para mostrar su solidaridad con la huelga minera que estaba en curso, los sacerdotes promovieron una huelga de misa, algo casi insólito, pero cierto.

Aún así, y para evitar que la situación de poder se “desmadrara”, era más bien prohibido hablar sobre temas religiosos, pudiendo terminar en cárcel o en multa por tratar temas “tabúes” como era el aquí tratado. Además, volviendo al tema de la educación, he escuchado testimonios de personas cercanas, las cuales contaban como todos los domingos, se iban escoltados por las monjas que cercioraban que todos y cada uno de los alumnos presenciaran y participaran en las misas; los alumnos más rebeldes, decidían escaparse para librarse de dicha imposición y poder jugar a fútbol o diferentes actividades, recibiendo así castigos por ello.

La presencia de la Iglesia en la configuración del poder de la monarquía española, la cual ya se advierte en la reconquista, y la consideración de España como un baluarte de defensa del catolicismo frente al protestantismo. Podría ser destacable la cuestión de que la Historia de España contiene muchas guerras de religión (expulsión de los moriscos, de los judíos, la inquisición, etc.). Es decir, que la Iglesia tenía un gran poder y en todo momento apoyó la monarquía como defensora de los valores católicos.

Así pues, por ejemplo, en 1868 con la “Gloriosa Revolución”, la Constitución resultante avanzaba mucho en favor de un Estado laico estableciendo por primera vez se la libertad de culto tanto público como privado. El intento de crear un Estado laico duró poco, puesto que la Restauración de la monarquía supuso un retorno a la política moderada y a la confesionalidad del Estado, el catolicismo y al culto privado de otras confesiones que no fueran la católica.

Puesto que los sectores republicanos tendían (y tienden) a ser anticlericales y los conservadores, confesionales, la Iglesia católica siempre ha estado vinculada a la monarquía, situándola además dentro del debate político.

El fuerte carácter católico del régimen, se explotó más que nunca a partir de 1945, para distinguir el franquismo del fascismo y conseguir así la legitimación internacional. La moral y las costumbres públicas estuvieron dominadas por los valores tradicionalistas que la Iglesia defendía, presentando su objetivo de recristianizar el país tras haber “sufrido” el laicismo que se trató de imponer en la segunda república.

Con la sacralización que se impuso en la sociedad española, quedaron afectados la gran mayoría de asuntos públicos e instituciones, promulgando “normas de decencia cristiana”, los cuales establecían reglas sobre, por efemplo, cómo deberían de ser los vestidos y trajes de baño o la censura que atacaba a todo acto público, obras de teatro, películas o publicaciones en cualquier medio de comunicación. La situación se desbordaba, llegando al punto en el que la población recibía instrucciones sobre la ropa y la longitud de las mangas, los escotes o las faldas.

A lo largo de la dictadura, la mujer tenía un papel obligado: dedicarse al matrimonio y la procreación, incentivando así la natalidad y estableciendo premios a las familias numerosas para apoyar dicho interés. Se intentaba sacar a la mujer de todo aquel trabajo productivo posible, apoyándolo desde la educación en la cual se orientaba a los estudiantes para que fijaran a la mujer como una persona que tenía como labores ser esposa, ama de casa y madre, tenía que dedicarse “a sus labores”. Así pues, se volvió a retroceder al tradicional modelo de familia patriarcal, en la cual la mujer tenía un papel muy subordinado al hombre y en donde, como se ha señalado anteriormente, no existía ni el divorcio ni la coeducación y, en el cual, se controlaban hasta los “usos amorosos”.

Se ha podido ver cómo el arranque doctrinal del que partían los católicos no era en sentido estricto un apoyo a la democracia como forma de gobierno. Aprovechando que tenían el privilegio de ser una organización con mucha influencia y gran capacidad de difusión, tanto la Iglesia desde el punto de vista institucional, como la Iglesia de a pie, realizó una contribución que, hoy en día, muchos consideran como valiosa para la futura configuración del estado democrático y esa identidad tan reclamada.

Obviamente, no fue gracias a la labor de la Iglesia que España llegara a ser una democracia, pero si que se considera que la labor que ésta institución desarrolló fue uno de los puntos que más facilitó a la creación de una clase política preparada para realizar de manera correcta el cambio que se quería en España y, desde una visión personal y propia, la Iglesia trabajó a lo largo de la historia activamente, luchando por la creación de una convivencia democrática en España.

En mi opinión, esto no hubiera sido posible de no ser porque un porcentaje representativo de la Iglesia católica no se consideraba ligada a la línea conservadora que tomó la decisión de mantenerse al lado de Franco. Su carácter represivo en la educación tanto social como en los colegios tuvo una fuerza impresionante, consiguiendo así crear una mentalidad muy cercana a lo que se buscaba. Así pues, podemos observar como hoy en día, muchas personas siguen teniendo ciertos ideales y formas de actuar conforme a la más pura doctrina católica. También cabe destacar que, dichos grupos conservadores tienden a ser, en gran número, familias con gran influencia de sus mayores, los cuales vivieron en sus propias carnes dicha época y que, de una u otra manera, han ido transmitiendo en la medida de lo posible este “sentimiento” a sus sucesores.

A pesar de que hoy en día un gran porcentaje de la población española se considera laica o atea, debemos ser conscientes de la marca que la Iglesia ha incrustado en la sociedad, estando presente en muchísimas situaciones de la vida diaria sin que muchas veces nos demos cuenta. Esto es así y basta con fijarse un poco en la base de la que parten casi el cien por cien de los actos, eventos o festejos que se celebran hoy en día en España: la mayoría de las fiestas que hoy en día los jóvenes utilizamos como “excusa” para salir a la calle y disfrutar, parten de una celebración con carácter religioso y homenaje a Santos o Vírgenes. Fiestas en las que existe la tradición de cierto día ir a un prado del pueblo o ciudad y hacer una comida en familia han ido trasformándose en festejos en los que los jóvenes nos acercamos a dicha localización para comer, beber y pasarlo bien sin fijarnos en que, casualmente, un gran porcentaje de estos prados o lugares en los que se festeja tienen cierto carácter religioso, ya sea porque en dicho lugar haya una ermita o similares.

Este no es más que un ejemplo de los muchos otros que podría plantear para afirmar que, a pesar de que la sociedad española actual no sea una sociedad altamente ligada a la religión católica ni siga sus pasos estrictamente, inconscientemente vivimos en un país que ha sido marcado por una larga historia que siempre ha ido de la mano de la Iglesia católica.

Los tiempos de represión e imposición por parte de esta doctrina han pasado pero, constantemente podemos seguir escuchando críticas y llamamientos de diferentes representantes del catolicismo hacia ciertos actos, costumbres o leyes que consideran negativas o moralmente inaceptables por parte de la Iglesia (véase el continuo llamamiento al no uso de los preservativos, la negación a los matrimonios homosexuales, etc.).

En definitiva, España sigue siendo un país que, como bien indica la Constitución: el Estado es no confesional, pero establece cooperación con la Iglesia Católica. Seguimos teniendo la posibilidad de elegir la educación de nuestros hijos por parte de colegios de monjas o frailes, de ir todos los domingos a la iglesia o de adorar la Semana Santa con su sentido real y no como una excusa para tener vacaciones e irse de puente. Pero, afortunadamente, con el paso de los años se ha conseguido que esto sea una opción más dentro de las presentadas socialmente y no una “orden represiva” por parte de una institución ligada a la política del país.

_____________

La cita incluída en el artículo fue tomada de:
iEra: Iglesia y Franquismo. Blog Historia de Hispania.

ANEXO

JULIO CARO BAROJA OPINA SOBRE LA ENSEÑANZA DE LA POSTGUERRA

 Era la época de los exámenes patrióticos, de los alféreces y tenientes o capitanes que iban a clase son sus estrellitas, cuando no con el uniforme de Falange. Al entrar en cada clase se alzaba la mano, se cantaba el Cara al sol, se decían palabras rituales. Esto un día y otro. Entre los profesores los había que estaban asustados y corridos. Otros se hallaban en pleno frenesí, mezclando el más ardiente fervor gubernamental con un espíritu de odio profesional bastante vergonzoso. Los alumnos estábamos divididos también en dos clases: los que callábamos y los que hacían alarde constante de las persecuciones familiares, de las tías monjas, de los tíos canónigos, de los papás generales o coroneles, de la amistad con éste o aquel personaje político conocido. La burguesía española, después de su época de veleidades republicanas y del miedo del período revolucionario, se sentía segura y estaba dispuesta a todo.

UN EJEMPLO DE LOS LIBROS DE TEXTO DEL PRIMER FRANQUISMO

Fue entonces cuando el general Franco, ante un ambiente de “fango, sangre y lágrimas”, se hizo intérprete de la indignación nacional y se levantó en África, al frente del ejército. Con este motivo nuestro territorio quedó dividido en dos partes: la denominada Zona Nacional, dirigida por el gran Caudillo, al cual presta apoyo la España tradicional y católica, y la que fue llamada Zona Roja, que no dirigieron los republicanos, sino los marxistas y otras gentes sin ley, sin Dios y sin Patria.

José Udina Cortiles, Enciclopedia Cami. Curso completo de primera enseñanza conforme al orden cíclico. Barcelona 1941.

CIRCULAR SOBRE MORALIDAD EN LAS PLAYAS (Desde 1941)

Al acercarse la estación estival, y en defensa de la moralidad pública, esta Dirección General de Seguridad hace públicas las siguientes disposiciones, habiéndose cursado a las autoridades competentes instrucciones en el sentido de imponer sanciones a todos cuantos las infrinjan:

1.- Queda prohibido el uso de prendas de baño indecorosas, exigiendo que cubran el pecho y espaldas debidamente, además de que lleven faldas para las mujeres y pantalón de deporte para los hombres.

2.- Queda prohibida la permanencia en playas, bares, bailes y, en general, fuera del agua, en traje de baño, ya que éste tiene su empleo adecuado y no puede consentirse más allá de su verdadero destino.

5.- Quedan prohibidos los baños de sol sin albornoz, con excepción de los tomados en solarios tapados al exterior.

Por la autoridad gubernativa se procederá a castigar a los infractores, haciéndose público el nombre de los corregidos.

Que sea español nuestro amigo y nuestro criado y nuestra novia, que sean españoles nuestros hijos. Que no haya sobre la bendita tierra de España otras costumbres que las nuestras. Y si esto es un feroz nacionalismo, pues mejor. Y si el que defiende esto es un absurdo retrógrado, pues mucho mejor. No queremos el progreso, el romántico y liberal, capitalista y burgués, judío, protestante, ateo y masón progreso yanqui. Preferimos el atraso de España, nuestro atraso, el que nos lleva a considerar que ante unos valores fundamentales deben sacrificarse los interese materiales… Bendito nuestro atraso que nos hace considerar el Matrimonio como un sacramento que no es cosa de juego; bendito nuestro atraso para el que el Amor no ha de tomarse a broma, sino como una aventura honda en la que hay que fundamentar nuestro futuro… que nos lleva a considerar la familia como una sociedad jerarquizada en que los padres tienen el deber de educar a sus hijos al servicio de Dios y de la Patria, y los hijos no tienen derecho a vivir su vida, sino a que su vida sirva para algo.

Antonio Castro Villacañas. La hora. 14 de Mayo de 1848

BASES DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Atribuidas al Estado en el Fuero de los Españoles la función de garantizar dicho amparo o protección; consagrados los derechos a los beneficios de la Seguridad Social en la Ley de Principios del Movimiento Nacional, y conseguida ya la cobertura de los riesgos básicos comunes y profesionales, parece llegado ya el momento de operar el tránsito de un conjunto de Seguros Sociales a un sistema de Seguridad Social. Con ello se va más allá de la simple sistematización y ajuste de los regímenes ya establecidos. Al generalizar la protección a la población activa en su conjunto y al contemplar armónicamente las situaciones de necesidad social que la experiencia ha demostrado son susceptibles de cobertura, se reacciona contra la insuficiencia de nuestro sistema actual, en parte nacida del largo y complejo proceso de expansión operado y, muy particularmente, de la aparición sucesiva y no coordinada de los sistemas parciales de aseguramiento.

EL CAMBIO DE MENTALIDAD DE LOS ESPAÑOLES EN LA DÉCADA DE LOS AÑOS SESENTA

Los grandes cambios producidos en la sociedad española en cuanto a los modos de comportamiento juveniles tuvieron al turismo como motor. Pero hubo, además, otros agentes de cambio, y fueron los emigrados, los trabajadores españoles que venían de vacaciones procedentes de sus lugares de trabajo en Alemania, Suiza, el Benelux, Francia o Gran Bretaña. Ellos eran portadores de unas ideas que hablaban de altos niveles remunerativos, de sindicatos libres… Cuando España adoptó la minifalda, cuando unos chicos españoles aprendieron el uso de la guitarra eléctrica y el concepto de lo pop penetró entre nosotros, algo más que una moda nos había invadido… La idea de España como bastión moral de Occidente, el concepto de nuestra inmunidad contra las costumbres extranjerizantes y disolutas, había sido barrido por la fuerza de los hechos vividos en una década revolucionaria.

Vida cotidiana bajo el régimen de Franco. R. Abella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s